El hijo de Pablo Escobar convirtió a su papá en una marca de ropa

Por: KIEN&KE
Pablo Escobar Gaviria volvió a la vida en fibras de algodón. La cédula de ciudadanía que el narcotraficante recibió al cumplir 21 años, su Certificado Judicial del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) del año 1970, la licencia internacional de conducción, el carné del Liceo Antioqueño donde Escobar hizo el bachillerato, la libreta de ahorros del Banco Industrial Colombiano y una tarjeta de crédito American Express, hacen parte de los documentos personales del capo que están estampados en camisetas.

La marca de ropa que pretende inmortalizar a Pablo Escobar se llama Escobar Henao. Hace referencia a los apellidos del capo y su esposa, María Victoria Henao. Además, el logotipo lleva el mismo diseño –las letras E y H entrelazadas– que tenían las vajillas y accesorios de la casa del narcotraficante. Escobar Henao y Pablo Emilio Escobar Gaviria son marcas registradas en Colombia.

Este video de alta calidad muestra cómo se hizo la publicidad de la marca y a varios modelos luciendo la ropa.

La idea de diseñar camisetas y pantalones para hombres, inspirados en el narcotraficante, fue de Juan Pablo Escobar, hijo del narco y quien ahora lleva el nombre de Sebastián Marroquín. La empresa y sueño familiar inició en el año 2010 en Argentina, país donde residen desde 1994. “Busco explotar positivamente el legado de mi padre y llevar un mensaje de paz. Aunque pueda pensarse que es contradictorio”, dijo Sebastián en una entrevista en el periódico El País de Uruguay.

El hijo mayor del jefe del cartel de Medellín, quien de niño era dueño de un Renault 18 último modelo –un carro de lujo en la época–, un zoológico privado y creció rodeado de violencia, ahora promociona la imagen de Pablo Escobar para evitar que los jóvenes crean que el narcotráfico es el mejor camino.

Aunque cada prenda parece ser un objeto de apología al delito y endiosamiento de Escobar, la compañía dice pretender todo lo contrario. “Transmitir mensajes de paz, convivencia pacífica y de bien a los jóvenes de hoy a través de la industria de la moda”, ese es su objetivo principal. Henao Escobar pretende utilizar para bien el legado familiar. El eslogan de la compañía traduce “en la paz que confiamos”. Según Marroquín, el 10 por ciento de las ganancias se destinan a programas para disminuir la violencia en las calles de Colombia.

Pero su fórmula no solo consiste en reproducir documentos personales, también está acompañada de algunas frases reflexivas escritas en inglés. Por ejemplo, la camiseta donde está estampado el pasado judicial de Escobar con fecha de 1970 dice: “¿En qué andas? Piénsalo bien” y aquella del carné del colegio Liceo Antioqueño: “¿qué piensas hacer con tu futuro?”.

En un par de años, la marca de Escobar Henao apareció en dos importantes revistas en moda: GQ y Vanity Fair en Italia. Ambas publicaciones hicieron referencia a los diseños. En la actualidad, las camisetas y pantalones se encuentran en tiendas de Austria, Estados Unidos, Guatemala, México y pronto llegarán a Holanda y España. Escobar Henao se vende en tiendas junto a grandes marcas como Roberto Cavalli, John Galliano, Custo Barcelona y True Religion Brand Jeans. Escobar Henao ha enviado mercancía a Rusia, Israel y África.

Según su catálogo en Internet, una camiseta –elaborada en algodón peruano– cuesta entre 60 y 95 dólares, mientras que los jeans 140. El equipo creativo de la empresa está conformado por un diseñador gráfico, un filósofo, dos diseñadores de moda y un publicista.


Sebastián Marroquín asegura haber creado la marca Escobar Henao para evitar que la historia de su padre se repita.

En Colombia, el mercado está cerrado pese a que la fábrica está ubicada en la ciudad de Medellín y tienen varios proyectos de inversión social. En una entrevista que Sebastián Marroquín dio al periódico El Universal de México dijo: “seguramente estamos abandonando unos intereses económicos muy fuertes, pero creo que se corresponde con el respeto que queremos demostrar. Lo que me preocupa es la inmensa cantidad de productos que están invitando a que se repita la historia de Pablo Escobar. Y yo diría que el único producto en el planeta que no lo defiende es nuestra marca”. La razón principal por la cual EH no se vende en Colombia es, según Marroquín, el respeto a las víctimas de la ola de violencia que generó su padre.

La primera colección de Escobar Henao se llama “Piénsalo dos veces. Poder ¿para qué?” y tiene seis diseños para jeans y diez en las camisetas. Cada prenda con estampado tiene un certificado de autenticidad que incluye la copia del documento que inspiró la prenda y un mensaje. Además los pantalones tienen la pretina bordada con las palabras Escobar Henao, al igual que los botones. “Escobar Henao no es una manera de vestir, sino de pensar. Una nueva elegancia”.